Entrevistas de trabajo

[Los textos de la imagen están  sacados de internet]

Llevaba un tiempo con ganas de realizar una nueva maquetación para subirla al blog, pero no se me ocurría que tema utilizar. Entonces, al salir de una entrevista de trabajo, supe sin dudarlo el tema que utilizaría.

Ese día realicé, por primera vez, una entrevista con dinámica de grupo. Por si no lo sabéis, se trata de un tipo de entrevista colectiva que realizas junto a los otros candidatos, previa superación de una prueba a modo de “filtro”, en mi caso fue de pulsaciones de mecanografía.

Hasta un minuto antes de comenzar la entrevista desconocía este método de selección. No es una entrevista al uso, se trata de un “juego” que haces junto a los otros candidatos.

Creo que me explicaré mejor contándoos mi experiencia personal.

La entrevistadora lanza una pregunta a cada participante, en esta ocasión fue, “que dos cosas te llevarías a una isla desierta”. Una vez dicho que cosas nos llevaríamos, nos teníamos que poner de acuerdo para ver que dos cosas de entre todas las mencionadas por las participantes, nos llevaríamos a dicha isla.

Al parecer en ese momento es cuando el “juego” se torna crucial ya que es cuando la entrevistadora te está verdaderamente “examinando”.

¿Y qué examina?

Pues tu capacidad de trabajo en equipo, tu madurez emocional, empatía, solución de diferencias, sentido común y la toma de decisiones bajo presión, pero me da a mí, y esto es mi opinión personal, que valoran por encima de todo, la capacidad de liderazgo.

Al salir no llevaba con migo una buena sensación, no sabía que había hecho y sólo podía asociar lo vivido a una pelea de boxeo (varias personas desconocidas “luchando” entre sí hasta la absurdez, para tratar de impresionar a la entrevistadora…) Tenía la sensación de haberme rebajado demasiado por conseguir un trabajo.

Estas prácticas se realizan ó realizaban, casi exclusivamente para empleos con responsabilidad, como por ejemplo para ser directivo de empresa. He trabajado años en el sector del empleo para el que era la entrevista y considero que esta práctica de selección está totalmente injustificada.

No, no me parece ético hacer pasar a las personas por ese “juego” que no hace más que crearte el doble de incertidumbre. A la angustia de no saber si te llamarán, se añade el no saber qué has hecho y eso va en tu propio perjuicio ya que no te va a valer para enfrentarte a futuras entrevistas, ni siquiera, a las de este mismo método.

Y voy a terminar contándoos el origen de estas entrevistas denominadas actualmente cómo Assessment Center. No es casualidad que lo deje para lo último, era (enseguida lo comprenderéis) para no condicionaros y que supierais comprender lo negativo que es para el buscador de empleo, este proceso de selección.

Supongo que os dejará tan perplejos como a mí saber que quienes lo inventaron fueron los Nazis para buscar buenos oficiales para su ejército… si ya decía yo que por algo no me gustaba!

¡Lo que hay que aguantar para tener un futuro mejor!

Saludos.

2 comentarios en “Entrevistas de trabajo

  1. ¿Los nazis? ¡Joder, qué fuerte! (perdona mi vulgar expresión, pero mi vocabulario se vuelve abrupto y siempre se me escapa algún taco que otro cuando estoy ante esta clase de noticias, un tema que desconocía, por cierto)
    Como bien dices, este tipo de entrevistas crean el doble de incertidumbre, y si me permites una aportación creo que también el doble de rivalidad. No entiendo como estas empresas pueden defender los valores de compañerismo tras estas prácticas y proclamarse innovadoras por promover supuestamente la capacidad de un individuo para desempeñar un trabajo en equipo cuando es una contraposición en toda regla esa selección que utilizan para buscar un líder y desencadenar la competitividad, la cual genera “mal rollo” entre los participantes de este “juego” aparentemente inofensivo.

    Tu entrada me ha parecido tan instructiva como interesante, gracias por explicarnos en qué consiste el “Assessment Center”; después de tu experiencia e información veo que la ilustración de tu folleto hasta ha suavizado el tema.
    Sólo espero que la próxima vez que me llamen para realizar una entrevista de trabajo no sea de esta clase, no me gustaría estar en el ring con nadie a quien tuviese que catalogar a la fuerza de contrincante.
    ¡Un besazo! ¡Y si tenemos que luchar por conseguir un trabajo lo haremos honestamente, sin tener que pisotear al resto, uniéndonos a los demás por la misma causa!

    1. Hola Fátima,
      Hablando del mal no hay censura de expresión posible.
      Fabuloso tu comentario!

      La desproporción del combate de boxeo que dibujé, se inspira en la situación real que viví. Imagínate a mí y otra una chica más joven que yo y de aspecto aparentemente tímido (quien no lo es, aun que sea por unos minutos frente a desconocidos) negociando que cosas nos llevaríamos a una isla desierta. Enfrente, teníamos a una señora de mediana edad (y que ya había realizado este tipo de pruebas), que no se bajaba del “burro”, queriéndose imponer ante nosotras.
      ¿Qué pasó que al final?, que por una mezcla de timidez, educación y no saber por qué es así de intransigente la señora, cedes. El fuerte puede con él débil siempre y esos combates no son en igualdad de condiciones, como quiero reflejar en mi ilustración.

      Ya ves en estas entrevistas se estila el imponerse al resto, como en los inmortales: “Sólo puede quedar uno” y viendo el origen a mí me daría vergüenza aplicarla en mi empresa, pero allá cada uno.

      besinesss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s